martes, 20 de febrero de 2018

[Película] Crítica de Tres anuncios a las afueras (2017)

Tres anuncios a las afueras.


Título original Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

Año 2017

Duración 112 min.

País Reino Unido

Dirección Martin McDonagh

Guion Martin McDonagh

Música Carter Burwell

Fotografía Ben Davis

Reparto Frances McDormand,  Woody Harrelson,  Sam Rockwell,  Caleb Landry Jones, Lucas Hedges,  Peter Dinklage,  John Hawkes,  Abbie Cornish,  Brendan Sexton III, Samara Weaving,  Kerry Condon,  Nick Searcy,  Lawrence Turner,  Amanda Warren, Michael Aaron Milligan,  William J. Harrison,  Sandy Martin,  Christopher Berry, Zeljko Ivanek,  Alejandro Barrios,  Jason Redford,  Darrell Britt-Gibson,  Selah Atwood

Productora Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Blueprint Pictures. Distribuida por Fox Searchlight

Género Thriller. Drama. Comedia | Comedia negra. Racismo. Abusos sexuales



Crítica.

"All this anger, man, it just begets greater anger."

Mildred Hayes, una mujer de 50 años cuya hija ha sido asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la policía de su pueblo al considerar que no hacen lo suficiente para resolver el caso y hacer justicia. 

Escrita y dirigida por Martin McDonagh, quien lleva pocos años en activo pero ya ganó el Oscar al mejor cortometraje en 2006, en el que era su primer trabajo. Sólo dos películas después vuelve con siete nominaciones y en alguna categoría como favorito.

Tenía pendiente esta película y tras ver cómo arrasó en los BAFTA tuve que darle cierta prioridad.
Me ha parecido un film que consigue un efectivo drama mientras hace comedia negra.
Pocas veces he visto una película que toque tantos temas polémicos como son el machismo, la violencia de género, la incompetencia en el trabajo y la policía, los malos padres, el abuso del poder, el racismo y la homofobia entre otros. Todo para criticar la sociedad actual, el hecho de que ocurra en el sur de Estados Unidos puede considerarse como que señala concretamente a esa zona pero en algún momento indica que también ocurre por todo el mundo.
La trama central de la película quiere transmitir que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos. Consigue posicionar al espectador a un lado de la trama y, poco a poco, lo intenta llevar hacia la neutralidad mediante las acciones, cada vez más extremas, de la protagonista y el conocimiento de esa otra parte. El objetivo de la película es que comprendas a la protagonista pero no apoyes sus acciones y que entiendas que, aunque la policía puede ser incompetente en numerosas ocasiones, hay veces en las que no pueden hacer más.
Los últimos minutos de cinta me parecen un gran resumen de lo que quiere transmitir la película a grandes rasgos y no le da un final, no lo necesita.

No me extraña que esta película haya arrasado en los BAFTA, el guión es increíble y las actuaciones lo son más aún. Es una película de grises capaz de transmitir diferentes emociones como alegría, ilusión, tristeza, sorpresa o tensión de forma efectiva. No son pocas las películas que intentan transmitir una sola emoción y no lo consiguen. A la vez crítica casi todos aspectos preocupantes de la sociedad actual, siempre recalcando que hay excepciones y que la gente cambia para bien o para mal. Mi nota es un 9.